Con la llegada del otoño, mi escritorio suele llenarse de sombreros puntiagudos, escobas, calderos y gatos negros… Desde pequeña, las brujas eran mi auténtica pasión, las dibujaba a todas horas!

Para muchos, la clásica imagen de la bruja no es más que un mero estereotipo, sin embargo, para mí significa algo más que eso: sin darme cuenta retrocedo a la infancia, a esas pequeñas cosas que me hacían tan feliz, a los nostálgicos meses de Octubre en los que cumplía años, a los cuentos de fantasmas ilustrados por Arthur Rackham…

Probablemente, la infancia sea la época en la que más libres nos sentíamos en cuanto a conceptos puristas o modas; cuando realmente éramos nosotros mismos o cuando dibujábamos sencillamente lo que nos nacía, sin importarnos el qué dirán…

En honor a este otoño 2016, os traigo esta nueva bruja a la luz de la Luna llena… espero que os guste!

El año nuevo de las brujas se acerca…